Punto de Tung muy eficaz para tratar el dolor lumbar bajo y de sacro (1010.25 Zhou Shui)



En este consejo clínico os queremos presentar uno de los puntos de la Acupuntura del Maestro Tung que más utilizamos en nuestra práctica clínica para tratar el dolor de espalda baja y de sacro.


Este punto es el 1010.25 Zhou Shui (州水) Agua de Estado.


Localización: grupo de dos puntos, en la línea media sagital en la parte posterior de la cabeza. El primer punto está justo por encima de la protuberancia occipital externa. El segundo punto está 0,8 cun superior al primero.


Técnica de puntura: insertar la aguja de 1 a 3 fen de profundidad, o de forma oblicua tocando hueso (hueso trata Riñón). Una manera fácil de puntuar es pinchar por palpación en la zona del 18DM y bajar hasta el 17DM.


Zona de Reacción: Pulmón (Metal).


Indicaciones clásicas: dolor en la columna vertebral, parálisis de las piernas.


Aplicaciones clínicas: estos puntos tratan ciática, estenosis espinal, compresión vertebral, espolones óseos, estrechamiento del foramen, compresión de disco, radiculopatía, síndrome del piriforme, dolor en la tuberosidad isquiática, dolor de sacro, dolor de la espina ilíaca posterosuperior, adormecimiento de los miembros inferiores o parálisis, perdida de fuerza, etc. Es decir, tratan muchos y diversos trastornos que se originan en el área de L4 a S4.


1010.25 Zhou Shui es muy efectivo para tratar el dolor en el meridiano de Du Mai. La protuberancia occipital externa refleja el sacro (el área entre L5 a S4). Cuando insertamos la aguja en el primer punto (0,8 a 1 cun por encima de la protuberancia occipital externa) estamos tratando la zona de L4-L5 y con el segundo punto, la zona de L5 a S4.


El truco para realizar una inserción no dolorosa en estos puntos es utilizar la mano que no tiene la aguja para, justo después de insertar la aguja, presionar con el dedo en la punta de la aguja (esto hará que la punta de la aguja se doble un poco y no profundice hacia el cráneo). A medida que se va insertando la aguja hacia abajo (hacia la protuberancia occipital externa) continuamos presionando la punta de la aguja permitiéndonos que la aguja permanezca más superficial en la inserción. Esto hará que la aguja entre y se deslice fácilmente por el cráneo; si por el contrario la aguja se atasca, es que la aguja ha entrado demasiado profunda provocando, además, una sensación de dolor bastante desagradable. Con esta forma de punturar conseguimos una inserción muy suave y nada dolorosa.


Te animamos a que lo pongas en práctica y nos comentes los resultados. Tus pacientes y tú os sorprenderéis de lo bien que funcionan.


Salud!


Entradas Recientes

Ver todo